22.6.17

AJO, garlic · Allium sativum



DESCRIPCIÓN BOTÁNICA

Hierba perenne que crece a partir de un bulbo de piel blanca,  de 4-12 gajos (lo que en la cocina se denomina cabeza, dividido en segmentos (que conocemos como dientes) de sabor acre y pican­te, cada uno de los cuales se encuentra envuelto en una delgada capa de color blanco o rojizo.

De la cabeza cuelgan las raíces que alcanzan profundidades de 50 cm o más, y surge el tallo, erguido, de unos 40 ó 50 cm. de altura.

Las hojas escasas , planas en su mitad inferior, alargadas, envuelven y protegen el tallo.

Las flores sen un ramillete color lila, 6 estambres más cortos que la cubierta; a veces las flores se reemplazan por bulbitos, son hermafroditas y son polinizadas por abejas e insectos.

Cada uno de los dientes puede dar origen a una nueva planta de ajo, ya que poseen en su base una yema terminal que es capaz de germinar incluso sin necesidad de plantarse previamente. Este brote comienza a aparecer luego de los tres meses de cosechado, dependiendo de la variedad y condiciones de conservación.



HISTORIA

A la luz de los estudios moleculares, es altamente probable que el ajo sea originario de Asia occidental y media, a través de su progenitor Allium longiscupis. Y que fuera introducida por las tribus nómadas desde allí en el Mediterráneo —y luego a otras zonas— donde se cultiva desde hace más de 7000 años.

Usado por los babilonios, está en el Calendario de Hsai, en el papiro de Eber, en la Biblia y el Talmud; Hipócrates, Aristóteles y Dioscórides. Apreciado por sus propiedades culinarias y medicinales, lo usaban para múltiples enfermedades.

En Egipto era consumido por los esclavos que trabajaban en la construcción de las pirámides, ya que se le atribuían propiedades fortificantes y revigorizantes y conscientes del desagradable aliento que ocasionaba, disimulaban éste comiendo una manzana a continuación.

Durante los tiempos de la Grecia y Roma antigua, era consumido principalmente por soldados, navegantes y campesinos. Los gladiadores eran muy aficionados a su consumo por las propiedades excitantes de la libido que se le atribuían.

En la Edad Media ya se usaba con fines terapéuticos, generalmente para combatir enfermedades bacterianas. Durante la Primera Guerra Mundial se empleó como antiséptico externo para desinfectar heridas cuando no se disponía de los antisépticos habituales.

Las personas que saqueaban las casas de lxs muertxs durante la peste se protegían del contagio gracias al vinagre "Cuatro ladrones" (ver fórmula más adelante, en esta publicació), del que el ajo es ingrediente.


HISTORIA DEL NOMBRE

Allium sativum fue descrita por Carlos Linneo y publicado en Species Plantarum en 296-297.

E nombre genérico Allium muy antiguo. Las plantas de este género eran conocidos tanto por los romanos como por los griegos. Sin embargo, parece que el término tiene un origen celta y significa "quemar", en referencia al fuerte olor acre de la planta.

Uno de los primeros en utilizar este nombre para fines botánicos fue el naturalista francés Joseph Pitton de Tournefort (1656-1708).

E epíteto latino sativum significa "cultivado".


HABITAT


Es de amplio cultivo y se desarrolla en climas cálido, semicálido y templado.

Está adaptada a la selva tropical caducifolia y perennifolia; matorral xerófilo, bosques de montaña, de encino y mixto de pino.





Cosecha de ajo en el condado Goheung, en Corea del Sur.


CULTIVO

Al igual que la cebolla (Allium cepa), el puerro (Allium ampeloprasum var. porrum) y la cebolla de invierno o cebollino (Allium fistulosum), es una especie de importancia económica ampliamente cultivada y desconocida en estado silvestre; es decir, que no crece espontáneamente.

Se cultiva en suelo suelto, rico, limoarenoso, humífero, profundo, drenado; áreas montañosás con clima tem­plado o frío a 1,000-2,400 msnm.

Se propaga por bulbillos que se siembran a pleno sol; requiere abundante agua y fertilización. La siembra a finales del otoño o al principio del verano, puede realizarse manualmente o con maquinarias, depositando el diente en el suelo a una profundidad entre los 3 y 6 cm (una o dos veces el tamaño del diente). Se debe poner con la punta hacia arriba, para evitar deformaciones en la nueva planta.

El momento adecuado para la recolección está determinado por el uso posterior que se dará a los bulbos. Si el objetivo es obtener semillas para una siembra posterior, deben cosecharse cuando las hojas comienzan a marchitarse. En cambio, si se destinaran al consumo, no hay que esperar a que las hojas se sequen completamente.

El ciclo completo, desde la germinación hasta la recolección de los nuevos bulbos, tarda aproximadamente ocho meses.

Una vez finalizada la cosecha, los bulbos deben mantenerse en un lugar tibio, soleado y con buena ventilación durante dos o tres semanas, para que se sequen o curen. Suelen curarse con humo que disminuye la pérdida de peso e inhibe parcialmente la germinación. También, para su conservación, los dientes se deshidratan molidos o en escamas.

Se recogen los sin cortar las hojas, pues se entrelazan varias cabezas y se forma una trenza que sirve para mantenerlas colgados a ir cogiéndolos a medida que se necesitan.

Cada uno de los dientes puede dar origen a una nueva planta de ajo, ya que poseen en su base una yema terminal que es capaz de germinar incluso sin necesidad de plantarse previamente. Este brote comienza a aparecer luego de los tres meses de cosechado, dependiendo de la variedad y condiciones de conservación.

Los cultivos de ajo deben rotarse después de tres años como máximo, para evitar el agotamiento del suelo.

Un par de semanas antes de que el ajo esté dispuesto para ser cosechado, brota un vástago redondo que tiende a enroscarse conocido por porrino; este porrino es una delicia gastronómica.




PARTES UTILIZADAS

Los segmentos o dientes.
Las hojas.
Las flores.




PRINCIPALES FITOCOMPUESTOS


El bulbo contiene aceite volátil sulfurado (di, tri y tetrasulfuros), mucñago, esferoides, glucósidos (fructo- sanas), minerales, fosfolípidos, vitaminas, nicotinamida, amino ácidos derivados de cisterna y antocianinas. Adenosina, ajoene, alanina, allicin, alliin, propil disulfuro de alilo, phellandrene-alfa, alfa-tocoferol, ácido araquidónico, arginina, ácido aspártico, el beta-phellandrene, biotina, ácido cafeico, colina, citral, cycloallin, cistina, disulfuro de dialilo, -sulfuro de dialilo, dialilo-tetrasulfide, dialilo-trisulfide, ferulic ácido, geraniol, ácido glutámico, glutatión, glicina, histidina, isoleucina, metionina, ácido nicotínico, ácido p-coumaric, fenilalanina, quercetina, triptófano, tirosina (bulbo); ascórbico ácido beta-caroteno, niacina, riboflavina, tiamina (hoja, flor, bombilla, disparar), beta-sitosterol, ácido clorogénico, kaempferol, oleanolic ácido clorhídrico, ácido oleico, p-hidroxi-ácido benzoico, rutina, estigmasterol, ácido succínico, taurina, (planta); ornitina (hoja).

La actividad antimicrobiana se atribuye a la aliína, un sulfóxido que por acción de la aliinasa se convierte en alicina y disulfuro de alilo, con actividad antimi­crobiana, y ajoene, un autocondensado virucida. Tam­bién se atribuye actividad antimicrobiana a alixina y garlicina que se obtienen por tratamientos severos del bulbo. El ajoene es un factor antitrombótico cuya acción involucra los receptores de fibrinógeno en las plaquetas e impide su agregación; inhibe el metabolismo del araquidonato por inhibición de prostaglandinsintetasa y 5-lipoxigenasa, y ha demostrado un papel promisorio en el tratamiento de leucemia16. Los fructosanos inhi­ben la adenosina deaminasa participando en la regula­ción de los procesos en que interviene la adenosina.

Debe sus cualidades a la presencia de aliina, un compuesto totalmente inodoro; sin embargo, junto a esta sustancia existen enzimas que la transforman en desulfuro de alilo, que confiere al ajo su olor característico.

Las sustancias sulfúricas contenidas en el ajo son altamente volátiles y, transportadas por la sangre impregnan todos los órganos y tejidos del cuerpo en particular aquellos a través de los cuales estas sustancias son eliminadas como los riñones, pulmones, bronquios y piel.




APORTES NUTRITIVOS

El ajo es una excelente fuente de minerales y vitaminas que son esenciales para una salud óptima.

Los bulbos son una de las fuentes más ricas de potasio, hierro, calcio, magnesio, manganeso, zinc y selenio. El selenio es un mineral saludable para el corazón y es un cofactor esencial para las enzimas antioxidantes dentro del cuerpo. El cuerpo humano usa el manganeso como un co-factor para la enzima antioxidante, superóxido dismutasa. El hierro es esencial para la formación de glóbulos rojos.

Contiene muchos antioxidantes de flavonoides como betacaroteno, zeaxantina y vitaminas como la vitamina C. La vitamina C ayuda al cuerpo a desarrollar resistencia contra los agentes infecciosos y eliminar los radicales libres nocivos y pro-inflamatorios.

Los dientes de ajo una cantidad increible de vitaminas y minerales. Sólo 100 g proporciona (en% de la cantidad diaria recomendada): 95% de la vitamina B-6 (piridoxina), 52% de la vitamina C, 33% de cobre, 21% de hierro, 18% de calcio, 26% de selenio, y 73% de manganeso.

Garlic (Allium sativum), Nutrient value/100 g. Total-ORAC value 5346 µmol TE/100 g.
(Source: USDA National Nutrient data base)
PrincipleNutrient ValuePercentage of RDA
Energy149 Kcal7.5%
Carbohydrates33.06 g25%
Protein6.36 g11%
Total Fat0.5 g2%
Cholesterol0 mg0%
Dietary Fiber2.1 g5.5%
Vitamins
Folates3 µg1%
Niacin0.700 mg4%
Pantothenic acid0.596 mg12%
Pyridoxine1.235 mg95%
Riboflavin0.110 mg8%
Thiamin0.200 mg17%
Vitamin A9 IU<1 td="">
Vitamin C31.2 mg52%
Vitamin E0.08 mg0.5%
Vitamin K1.7 µg1.5%
Electrolytes
Sodium153 mg10%
Potassium401 mg8.5%
Minerals
Calcium181 mg18 %
Copper0.299 mg33%
Iron1.70 mg21%
Magnesium25 mg6%
Manganese1.672 mg73%
Phosphorus153 mg22%
Selenium14.2 µg26%
Zinc1.160 mg10.5%
Phyto-nutrients
Carotene-ß5 µg--
Crypto-xanthin-ß0 µg--
Lutein-zeaxanthin16 µg--













































Hay quien dice que para vivir muchos años se debe comer un diente de ajo crudo cada día, al levantarse. De acuerdo a los efectos medicinales buscados, varía la forma en que deben ser ingeridos, ya que el ajo posee diferentes propiedades crudo o cocido. Cuando el ajo crudo es cortado o machacado, se produce la combinación de la aliina con la alinasa, lo que produce una sustancia denominada alicina. Ésta tiene varios efectos benéficos, en cambio si el ajo es cocinado, este compuesto se destruye. En el proceso de cocción se liberan compuestos diferentes, como la adenosina y el ajoeno, que poseen cualidades anticoagulantes y, se supone, reducen el nivel de colesterol. No ocurre así cuando se fríe, pues pasado por la sartén sólo se calienta la parte externa.

Para maximizar los beneficios para la salud, debe aplastar el ajo a temperatura ambiente y permitir que repose durante unos 15 minutos. Que activa una enzima que estimula la reacción de compuestos saludables en el ajo. Para preservar su actividad antimicrobiana de la mezcla de ajo en los alimentos cocinados en el último minuto.


USOS MEDICINALES ATRIBUIDOS

Uso interno:

- Propiedades:

Antihelmíntico, antiestomatico, antiséptico, anticancerígeno, colagogo, diaforético, diurético, expectorante, febrífugo, estimulante, estomáquico, tónico, vasodilatador, anticolesterolémico (reduce el colesterol en la sangre de suero, al tiempo que aumenta el nivel de colesterol HDL), disminuye las grasas en sangre, antihe-patotóxico, estimula la desintoxicación enzimas (de el hígado), antioxidante, antibiótico, antiespasmódico, ascaricida y otros parásitos, emenagogo, espasmolítico, hipoglicémica, hipotensora, secretora, vermífugo y virucida, fibrinolítico.

- Aplicaciones:

Es un remedio polivalente muy estimado en medicina y de virtudes universal­mente reconocidas.  Se usa para tratar afecciones digestivas, respiratorias y nerviosas, escorbuto, hipertensión, reuma­tismo, leucorrea. Metanálisis de estudios clínicos aleatorizados de­muestran que el uso de 600-900 mg/día tiene un efecto útil en la hipertensión moderada y en el manejo de los lípidos sanguíneos, así como en la prevención y curación de ateroesclerosis, arteriosclerosis, artritis, asma, pie de atleta, vejiga, riñón y el oído (incluyendo dolor de oídos), enfermedades, hierve, bronquitis, cáncer, aftas, resfriado común, callos, tos, dismenorrea, indigestión, fiebre, infecciones, inflamaciones, la gripe y la leucemia, reumatismo.

Tiene actividad antimicrobiana con amplio espectro antibacteriano, antiviral, antifúngico y antiparasitario; en un modelo de dermatofitosis se demostró que combate la infección sin efectos secundarios.

El aceite es miorelajante, antihepatotóxico e inhibe la formación de radicales libres y peroxidación lipídica.

En pacientes hipertensos se demostraron buenos resul­tados en 90% de ellos. Se han realizado unos 10 estu­dios al azar doble-ciego con controles con placebo, en los que se confirmó disminución del colesterol (600- 900 mg de polvo u 8-12 mg/día de aliína).

Su actividad antitrombótica, hipocolesterolémica y antiagregante plaquetaria contribuye a disminuir los factores de riesgo de enfermedad cardiovascular.

La administración IV de infusión con 1.5% de aceite se usa con éxito en el cáncer de la laringe; en China e Italia se encontró una baja incidencia de cáncer de estómago en personas que lo consumieron en su dieta diaria por más de 20 años.

Un estudio piloto con 10 pacientes con SIDA a los que se administró un extracto añejado demostró aumento de la actividad de células NK, mejoría de la relación de linfocitos CD4/CD y de las condiciones de la enfermedad.

El ajo tiene una larga historia de uso popular en una amplia gama de enfermedades, especialmente afecciones tales como la tiña, Candida vaginitis y que su fungicida, antiséptico, tónico y propiedades parasiticidas han demostrado beneficio.

La planta produce efectos inhibitorios sobre los gérmenes gram-negativos de la fiebre tifoidea, paratifoidea, enteritis grupo, de hecho, posee excelente propiedades germicidas y puede mantener a raya la disentería amébica.

También se ha demostrado que el ajo ayudas desintoxicación crónica de la intoxicación por plomo.

El uso diario de ajo en la dieta ha demostrado tener un efecto beneficioso sobre el cuerpo, especialmente el sistema de la sangre y el corazón. Por ejemplo, los estudios demográficos indican que el ajo es el responsable de la baja incidencia de arteriosclerosis en las zonas de Italia y España, donde el consumo del ajo es frecuente.

La investigación reciente también ha indicado que el ajo reduce el metabolismo de la glucosa en los diabéticos, frena el desarrollo de la arteriosclerosis y reduce el riesgo de nuevos ataques al corazón en pacientes con infarto de miocardio.

Se usa internamente como tratamiento de apoyo de la hipertensión arterial y lípidos para la prevención de transtornos de la edad relacionados con los cambios vasculares por su efecto reductor de colesterol.

En la medicina popular se utiliza para prevenir la infección y tratar los resfriados, la bronquitis y la gripe y también se utiliza en casos de infección por el VIH, debido a su acción estimulante inmunitario.

Seguro y eficaz para matar a la lombriz, pinworm, la tenia, y las anquilostomas. Favorable a la actividad cardiáca y disminuidora de riesgos de  ACV o ictus cerebral; la alicina tiene como principal compuesto el sulfuro de hidrógeno el cual facilita la distensión de las membranas celulares vasculares disminuyendo de este modo la presión sanguínea y favoreciendo la circulación y el transporte de oxígeno mediante la hemoglobina de los glóbulos rojos a los órganos y, por consecuencia, implicando una menor fatiga (estrés) para el corazón.

La combinación de ajo con aceite de pescado ha demostrado que aumenta la eficacia de ambos en la reducción de colesterol LDL y triglicéridos.

El ajo y lacebolla, su prima, contienen sustancias que desalentar las plaquetas se peguen entre sí y prevenir los coágulos sanguíneos.

También baja el colesterol total y triglicéridos, otro tipo de grasa en la sangre, al tiempo que el aumento de colesterol HDL, "colesterol bueno".


Ha sido utilizado para tratar la bronquitis, alergias y el asma. Los ingredientes responsables incluyen aceites de mostaza y quercetina. Para tratar la ronquera, tos, anginas, asma, garganta irritada, bronquitis, dolores de espalda, cabeza y musculares, para acelerar el parto, contra várices, reumatismo, nervios, insomnio, anemia, mal de orine, fiebre, presión arterial alta y afecciones del corazón.

Facilita el funcionamiento hepático, evita el estreñimiento, combate la anemia.

El ajo ayuda a contrarrestar las propiedades adictivas de la nicotina y relaja los vasos sanguíneos para contrarrestar el efecto del tabaquismo sobre la presión arterial.

El ajo puede disminuir los niveles de azúcar en sangre en personas con diabetes. Que los vínculos de los receptores químicos que de otro modo desactivar la insulina, la hormona que controla el uso de azúcar, y también estimula el páncreas para secretar insulina. Lo hace sin estimular el aumento de peso, un efecto secundario común de muchos medicamentos para la diabetes.


Uso tópico:

- Propiedades:

Se le atribuye propiedad analgésica, antifúngica, antiséptica, rubefaciente y vesicante.

- Aplicaciones:

Para combatir afecciones dérmicas las verrugas, sarna, mezquinos, grano y picaduras o piquetes de insectos, dolor de oidos, caries, acne, tiña, lupus y abscesos en la piel.

También estimula la producción de células y la circulación - tanto de la sangre y la linfa,

Exteriormente, el jugo exprimido es un excelente antiséptico para el tratamiento de heridas.


Se ha demostrado científicamente que las personas que ingieren ajo no son picadas por los mosquitos, esto se debe a que el humano es incapaz de digerir y/o metabolizar la sustancia activa que repele a los mosquitos, por lo tanto ésta sustancia es transpirada por los poros dermales sin causar efectos secundarios en la piel a diferencia de otros insecticidas comerciales.





Vinagre de Marsella o de cuatro ladrones:

3 litros de vinagre blanco de vino fuerte,
1 puñado de ajenjo,
1 reina de los prados,
1 de bayas de enebro,
1 de orégano y
1 de salvia,
1 cabeja de ajo machacada
2 onzas de raíz helenio,
2 onzas de angélica,
2 onzas de romero,
2 onzas de marrubio, y
3gr. de alcanfor.

En otras fórmulas se incluyen Calamus, canela, ruda, menta, lavanda, y nuez moscada. 
Deje reposar las plantas en el vinagre durante 10 días. 
Cuele. Agregue el alcanfor disuelto en el ácido acético, después se filtra.

Este vinagre se usa en la prevención de enfermedades contagiosas. Se frota el medicamento en la cara y las manos y se quema en la habitación. También se puede guardar en botellas pequeñas y ser inhalado en caso de desmayo.

Hay muchas versiones de esta fórmula. El médico francés Jean Valent incluye esta fórmla en su innovador libro sobre aromaterapia.



AROMATERAPIA

Alivia el cansancio y es un buen tónico general para el cuerpo, mientras que un muy poderoso desintoxicante.

Libera el miedo, la ira y la paranoia, limpia de parásitos.

Por ser un buen estimulante, se recomienda para aliviar la enfermedad de Lyme.





MAGIA

- propiedades:

Masculino, Marte, Fuego.
Una hierba de protección, curación, buen tiempo, dar valor, exorcisar. El empleo más difundido es para alejar el mal de aire y el mal de ojo.

- aplicaciones:

Según Plinio, el ajo y la cebolla se invocaban como deidades por los egipcios en la toma de juramentos.

El ajo era colocado por los griegos en montones de piedras en la encrucijada como ofrenda para Hécate, antigua diosa griega de la brujería y la magia. Además, se puede dejar una trenza de ajos en un clavo o dejar crecer un poco al lado de la puerta de la casa para honrarla.

El ajo también se comía en las fiestas dedicadas a Hécate. Se utilizaba para protegerse de la peste. Todavía se emplea para absorber enfermedades. Sólo se tiene que frotar con los dientes de Ajo, frescos y pelados en la parte afectada del cuerpo, y luego tirarlos al agua corriente.

Incluir el ajo en la cocina para fomentar la pasión. Si se frota sobre las cacerolas y sartenes antes de cocinar elimina las vibraciones negativas que podrían contaminar los alimentos.

Aparta de los seres indeseables. El ajo es famoso por repeler el mal.

Se coloca un diente o una cabeza junto a las herramientas de adivinación. Esto impide que las energías negativas entren a través de la "puerta" que abres con esas herramientas. Cuando un magneto o piedra de imán natural se frota con Ajo, pierde sus poderes mágicos.

Para romper un hechizo, invertir su ritual, y para enterrar cualquier resto de ingredientes de hechizos. Para esto último, enterrar todo un agujero profundo con un diente de ajo.

Se usa para purificar una casa embrujada. Al finalizar, colocar un ajo cerca de las entradas para evitar que las energías oscuras vuelvan a entrar. Aleja a ladrones y a personas envidiosas. Para ahuyentar los intrusos indeseables, se esparce su polvo por el suelo.

Colgar el ajo sobre la cama de un enfermo para detener los sueños de la fiebre y alejar el pensamiento oscuro.

Colgar el ajo por la ventana o sobre la cama para evitar pesadillas. También se pone bajo las almohadas de los niños para protegerlos mientras duermen.

Llevar una ajo contigo en travesías por agua te dará una llegada segura a puerto.



OTROS USOS POPULARES

El ajo se emplea en la cocina como un saborizante natural. Posee un aroma y un sabor característico que suele acompañar ciertos platos de la cocina mediterránea. Generalmente se utilizan secos o semisecos, como ajo deshidratado, verdes (ajetes) y en encurtidos.

Algunos de los muchos platos en donde el ajo es un ingrediente esencial son el ajoblanco, el ajo cabañil, el ajo caliente, el ajo mataero o ajo pringue, el atascaburras, el gazpacho andaluz, el pollo al ajillo, el escabeche oriental, el salmorejo, el allioli, el ajoarriero, el mojo de ajo o la sopa de ajo.

Es el ingrediente principal en la elaboración de algunas salsas emulsionadas como el allioli (ver receta más abajo, en esta publicación).

Los brotes tiernos de las hojas se suelen incluir en algunos platos. Estos brotes pueden ser preparados como si fueran espárragos.  Picadas se utiliza en ensaladas, que son bastante más leves que los dientes de ajo.

La floración se utilizan como aromatizantes y, en ocasiones, se venden en las tiendas chinas.

El germinado de semillas, se añade a las ensaladas.

El jugo también se utiliza como un pegamento en la reparación de vidrio.

Se utiliza en el tratamiento de la plaga de hongos y el moho o las enfermedades de tomates y patatas.

Si un diente de ajo se coloca entre los frutos almacenados, actuará para retrasar la putrefacción de la fruta.

El crecimiento de plantas se dice que repele insectos, conejos y topos.

RECETA ALIOLI

Ingredientes: 
3 dientes de ajo 
aceite de oliva virgen extra 
sal. 

Poner en un mortero un poco de sal y los ajos pelados, majar bien hasta formar una pasta. Ir añadiendo el aceite en hilo mientras se va removiendo sin parar siempre en la misma dirección. El aceite tiene que ir absorbiéndose y poco a poco ir añadiendo más. Gota a gota, despacito y no añadir más hasta que se haya ligado el anterior. . Se debe obtener una salsa espesa, que no gotee . Cuando la mano del almider se mantenga de pie dentro de la salsa, estará al punto.  Se corre el peligro de que se corte , entonces se puede poner un poco de miga de pan, o un poco de patata cocida y darle vueltas hasta que ligue. Este proceso lleva su tiempo: tardarás unos 20 minutos en preparar una salsa consistente y sabrosa.


hombre vendiendo Poondu (ajo) en Kodaikanal, India


TOXICOLOGÍA Y CONTRAINDICACIONES

El extracto etanólico no es mutagénico en S. typhi- murium.
La DL50 de la alicina en ratón es 60 mg/kg por vía IV y 120 mg/kg por vía SC; la DL50 del aceite es 50-78 mg/kg por vía IV; la DL50 de neoalicina es 70 mg/kg por vía IV y 600 mg/kg por vía oral.
La administración oral no es genotóxica por prueba del micronúcleo en la médula ósea e inducción de cambios en las cromátidas hermanas en la espermatogonia.
Por el uso tradicional prolongado, el consumo diario no representa ningún riesgo para la salud.

Contraindicaciones Hipertiroidismo, hemorragias activas y trombocitopenia. No prescribir el aceite durante el embarazo. Precauciones y reacciones adversas El jugo y aceite irritan las mucosas y conjuntiva. No debe ser utilizado por personas que sufren de aguda pulmonar o problemas digestivos, cuando la piel enfermedades como el eczema están presentes, o con cualquier enfermedad metabólica.
Tomar ajo por vía oral puede aumentar los efectos anticoagulantes de la sangre o la medicación para adelgazar. Se recomienda para la suspensión antes de la cirugía.
No deben comerlo las mujeres lactantes, ya que altera la calidad de la leche y  puede causar que los niños les duela el estómago o los intestinos.
Deben evitarlo las personas que sufren de dolores de cabeza y biliosidad.
El consumo de ajos, debido a las drusas de oxalatos, puede producir irritación intestinal.
Por vía externa puede producir dermatitis de contacto, por su efecto vesicante.
El aceite esencial puro puede provocar náuseas.


INDICACIONES TERAPÉUTICAS


Como expectorante, diaforético e hipolipe- miante, 2-5 g del bulbo seco, 3-9 dientes crudos picados, tintura (1:5, 45% etanol), jarabe (6-10 ml/día) o 2-4 tabletas con cu­bierta entérica.
Como antihelmíntico, administrar el jugo (10-30 gotas), la tintura y el jarabe (30 mi).
Ajo se toma crudo (tragarse enteros, aplastados o en zumo ), en un jarabe o la tintura y en cápsulas.






APLICACIONES

Para el efecto benéfico en el colesterol sanguíneo, actividad fibrinolítica y agregación plaquetaria se requieren 0.2-1.0 g/kg, es decir 5-20 dientes de aje fresco diarios.

Exprimir, un ajo, añadir extracto de uva, y té, para ayudar a contrarrestar todas las propiedades adictivas de la nicotina.

El jugo se puede aplicar a cualquier picadura a fin de aliviar el dolor.

El principal uso del Ajo es combatir los parásitos intestinales; casos en los que debe comerse el bulbo crudo o mezclado con semillas de papaya.

En problemas de la piel como sarna, mezquinos, grano y piquetes de insectos, el bulbo se machaca y se aplica como cataplasma.

El jugo del bulbo se utiliza como repelente de insectos.  3 - 4 cucharadas de ajo picado y 2 cucharadas de jabón rallado pueden infundir en 1 litro de agua hirviendo, dejarla enfriar y luego utilizado como insecticida.

Remedio para expulsar los parásitos intestinales: se pica una cabeza de ajo y secalienta, sin hervir, en un cuarto de litro de leche.  Luego, se deja reposar durante tres a cuatro horas, se cuela y se toma en ayunas durante diez días.  Al finalizar ese tiempo, los parásitos serán expulsados.

Bálsamo para fricciones el cual ayuda a la expulsión de los parásitos.  Para ello, debe machacar 2 dientes de ajo con 3 cucharadas de aceite de oliva y se fricciona el abdomen. Otra opción consiste en confeccionar un enema que se introducirá al niño por vía anal. El preparado de éste consiste en cocer con una cucharada sopera de tomillo, una cucharada sopera de poleo y dos dientes de ajo machacados por taza grande de infusión. Se filtrará el líquido, templado, y se verterá en un enema.

Remedio para bajar la presión arterial en personas hipertensas, se recomienda tomar en ayudas un diente de ajo partido. En ese sentido y para evitar irritar la mucosa estomacal, se recomienda pelar el diente, partirlo por la mitad y tragar cada pedazo sin masticarlos para facilitar, de esta forma, su tránsito por el aparato digestivo.

Jararabe para bajar la presión arterial: con dos cabezas de ajo ralladas y mezcladas con 100 gr de azúcar y un vaso de agua.  Se recomienda tomar 2 cucharadas al día para bajar la presión.

Remedio para combatir los dolores de oído, se machaca dos ajos, se hierve, se cuela y luego se aplican unas gotas tibias.

Remedio para combatir el reumatismo: se debe frotar los ajos pelados sobre las articulaciones doloridas e inflamadas, así como cualquier otra parte del cuerpo que se encuentre afectada por dolores reumáticos. Se ha podido constatar que esta solución ejerce una acción antiinflamatoria e indirectamente provoca una disminución del dolor.

Remedio para combatir el insomnio: se debe comer en la noche ensalada de ajos con lechuga

Remedio para ablandar la tos y descongestionar las vías respiratorias, se debe untar ajo en el pecho y la espalda. y como preventivo, tomar miel y limón junto al ajo puede evitar la aparición de gripes, resfriados e incluso alergias.

Remedio para ayudar a las personas que sufren dolores musculares debido a la realización de trabajos físicos, ya que ayuda a tonificar los músculos:  se debe confeccionar una pasta a base de una cabeza de ajo machacada. A continuación se unta con esta solución la parte afectada. Además de este ungüento, se puede confeccionar una compresa que se colocará durante toda una noche en la zona dolorida.

Remedio para aliviar casos de impotencia: la combinación del ajo con el aceite de germen de trigo y la cayena ayudan a restablecer la virilidad. Otro remedio eficaz y que no entraña ningún peligro consiste en frotar con ajo el área lumbar de la columna y el sacro.

Remedio para las personas que sufren de bocio: comer tres ajos crudos al día y una infusión de algas.

Remedio para evitar la arterieesclerosis y trombosis, se debe comer un diente de ajo crudo todos los días. El ajo hace que la sangre pueda llegar con facilidad a todas las partes del cuerpo y disuelve o aletarga los cúmulos de grasas que pueden taponar u obstruir venas y arterias.

Remedio para dejar de fumar: cura de ajos crudos: se toman un par de ajos crudos en ayunas, otros dos, junto a un zumo de limón, antes de comer y dos más antes de la cena.

Remedio contra las picaduras de abejas, escorpiones y mosquitos, se debe machacar un diente de ajo y ponerlo en forma de emplasto sobre el zona picada.

Remedio popular para eliminar verrugas y cals y para aclarar manchas en la piel principalmente las producidas por el acné.  Para este fin, se aplica directamente sobre la parte interesada. El ajo también puede acabar con infecciones de la piel o boca que tienen su causa en los hongos.

Remedio para evitar la caída de cabello friccionando el cuero cabelludo con infusiones de romero y zumo de limón. Asimismo es de gran eficacia el ajo crudo, la cebolla y otras plantas.

Un clavo o dos de ajo con miel, tomados dos o tres noches sucesivamente, aliviarán el reumatismo.




* Si deseas conocer más, visita:
- Directorio de recomendaciones para el tratamiento de enfermedades
- Directorio de plantas medicinales
- Directorio de publicaciones para una buena nutrición 

Y si deseas atención personalizada, escríbeme a nicte_flores@yahoo.com, o visita: consultas y terapias individuales.

*

BIBLIOGRAFÍA
LAS PLANTAS CURAN, Alfonsas Balbachas, Herminio Rodriguez, edit. Reformation Herald Pub. Association, 1982. 
VADEMÉCUM NACIONAL DE PLANTAS MEDICINALES, Armando Cáceres, Editorial Universitaria de la Universidad de San Carlos de Guatemala, 2009. 
MHT - MEDICAMENTOS HERBARIOS TRADICONALES, edit. PROTEGE, red de proetección social, del gobierno de Chile, 2009 

REFERENCIAS
http://es.wikipedia.org/wiki/Ajo http://www.hipernatural.com/es/pltepazote.html 

http://www.ageless.co.za/herb-garlic.htm http://www.impgc.com/plantinfo_A.php?id=20 
http://www.ibiblio.org/pfaf/cgi-bin/arr_html?Allium+sativum&CAN=COMIND 
http://www.phytochemicals.info/plants/garlic.php 
http://www.remediospopulares.com/ajo.html http://www.anniesremedy.com/herb_detail128.php 
http://wicca.com/celtic/herbal/magickalg.htm 
http://www.flowersforhealing.com/RemedyDirectory.htm

http://www.nutrition-and-you.com/garlic.html
http://www.wicca-luna.4t.com/hierbas.htm

No hay comentarios: